Los Principios Bautistas

El Principio Cristológico

LA AUTORIDAD DEL NUEVO TESTAMENTO. Mateo 24:35.

Nuestra fe no debe estar fundada en la tradición de los jerarcas eclesiales. Tampoco nuestro principio es la conveniencia, acomodarnos a las circunstancias sociales de un mundo cambiante. Nuestro principio bíblico está basado en las sagradas Escrituras. Las Iglesias Bautistas consideramos la Biblia como la fuente de autoridad y fin de toda controversia, especialmente el Nuevo Testamento, aunque El Antiguo Testamento no es rechazado en absoluto, lo consideramos con la firme convicción de que el Antiguo testamento nos guía a lo que habría de venir a la revelación Divina y plena que es Cristo. “No creemos en Cristo porque creemos en la Biblia, creemos en la Biblia porque creemos en Cristo”. Los Bautistas creemos que cada creyente tiene el derecho del “Libre Examen” a la palabra lo cual no debe ser confundido en ninguna forma con la libertad de interpretar la Biblia como a cada uno lo tenga a bien. La Palabra de Dios se interpreta así misma.

La anterior afirmación la basamos en los siguientes textos bíblicos: Timoteo 3:15-16; 2ª de Pedro 2:2; Salmo 119:105.

El Principio Eclesiástico

UNA MEMBRESÍA REGENERADA. Hechos 2:41,47.


La doctrina de la Iglesia es el rasgo más distintivo de los Bautistas. Su punto de partida es la eclesiología, es la insistencia de una membresía regenerada. Los Bautistas creemos que la Iglesia cristiana es la confraternidad de todos los creyentes en Cristo, o sea una comunidad espiritual cuya expresión concreta en el mundo es una Iglesia (congregación) local, y cuyo fin es el extendimiento del Reino de Dios. Creemos que las personas que han aceptado a Jesucristo como Salvador y Señor de su vida, por fe, son miembros de la Iglesia Universal, no importa su raza o nacionalidad. Igualmente creemos que las personas seguidoras de Jesucristo deben ser miembros de una Iglesia, comunidad local, que tenga estos mismos principios. La Iglesia es el grupo de personas reunidas en el nombre y bajo la Soberanía total y absoluta de Jesucristo, donde se enseña la palabra de Dios tal y cual fue escrita, donde se practican las ordenanzas del bautismo y de la santa cena.

La anterior afirmación la basamos en los siguientes textos bíblicos: Hechos 16:15; Hebreos 10:25; Efesios. 5:25-27.

Requisitos para pertenecer a la Iglesia de Cristo:

Llamado de Dios, evidencia de una conversión genuina.
Bautismo Bíblico y correctamente efectuado. Bautismo: Candidato Correcto: La persona que ha reconocido a Jesucristo como su Señor y Salvador. Modo Correcto: Inmersión, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Mateo 28: 19-20. Significado Correcto: Muerte al pecado y resurrección a una Nueva Vida en Jesús.
Romanos. 6:3-4 Administrador Correcto: Pastor o persona autorizada por la Iglesia o comunidad Cristiana.

El Principio Sociológico

UN ORDEN DEMOCRÁTICO. Hechos 6:1-7.


Una congregación Bautista local teóricamente es una democracia pura. Cada congregación se gobierna así misma. La Democracia es la creencia en la igualdad social, o la práctica de la misma; es la ausencia del elitismo. Este principio emana del famoso principio de la reforma. El sacerdocio del creyente. Una congregación Bautista insiste en la igualdad de posición, de participación general y de ausencia de privilegios especiales entre los miembros. Las convenciones tienen un solo propósito: El de unir las congregaciones locales para llevar a cabo mejor la Gran Comisión. Con las diferentes comunidades Bautistas, la Iglesia tiene una relación de interdependencia y se une con otras para realizar aquello que es una limitante para la Iglesia local.

La anterior afirmación la basamos en los siguientes textos bíblicos: 2ª de Corintios 8:1-5. Hechos 15: 4, 5, 22, 25, 28, 29; 1ª de Pedro 4:10.

El Principio Espiritual

SEPARACIÓN ENTRE LA IGLESIA Y EL ESTADO. Mateo 22:21


Los Bautistas creemos que el Principio Espiritual, la Libertad Religiosa, puede ser garantizada solo por su corolario, El principio Político, a saber: La Separación de Iglesia y el Estado. Este es el ideal soñado por los lideres cristianos en todas las épocas, una Iglesia libre en un estado libre, exentos de presiones, tiranías religiosas o gubernamentales ya que la separación de la Iglesia y le estado tiene la ventaja doble de no permitir la influencia clerical de la vida política y la vida política de la Iglesia.

La historia bien declara que cuando se olvida este principio elemental, o no se practica, se han producido los horrores y terrores que azotaron a nuestros ancestros en la fe.

Las anteriores afirmaciones la basamos en los siguientes textos bíblicos: Romanos 13:1-6; 1ª de Pedro 2:13-17.

El Principio Político

EL EVANGELISMO PERSONAL Y LA EMPRESA MISIONERA. Marcos 16:15.


Ningún estudio de los principios Bautistas puede ser terminado sin una consideración del principio evangélico con su prioridad misionero. Jesucristo es el evangelio que proclamamos, Él es el gran evangelista Él es el apóstol de Dios, es por esto que los Bautistas nos consideramos evangélicos, porque forman parte de un pueblo que comprende la gran comisión del Señor Jesucristo.

La comunidad de Cristo, ose la Iglesia implica misión, tarea, labor a realizar porque la Iglesia existe para ello, los Bautistas creemos que el evangelismo y la empresa misionera son expresiones normales de un cristianismo autentico.

A pesar de la diversidad de temas encontrados en las sagradas escrituras se destaca su predominante inclinación a la labor misionera. El gran crecimiento numérico de la denominación Bautista y la creciente extensión geográfica se deben a la fidelidad a este principio. Cada miembro, Bautista es un misionero, la aplicación de este ideal ha producido los momentos mas grandes en la historia Bautista. El evangelismo no es una actividad especializada, separada, o periódica, sino más bien es una dimensión de la actividad total de la Iglesia.

Las anteriores afirmaciones la basamos en los siguientes textos bíblicos: Juan 20:21, Mateo 28:18-20

El Principio Evangelístico

EL EVANGELISMO PERSONAL Y LA EMPRESA MISIONERA. Marcos 16:15.




Ningún estudio de los principios Bautistas puede ser terminado sin una consideración del principio evangélico con su prioridad misionero. Jesucristo es el evangelio que proclamamos, Él es el gran evangelista Él es el apóstol de Dios, es por esto que los Bautistas nos consideramos evangélicos, porque forman parte de un pueblo que comprende la gran comisión del Señor Jesucristo.

La comunidad de Cristo, ose la Iglesia implica misión, tarea, labor a realizar porque la Iglesia existe para ello, los Bautistas creemos que el evangelismo y la empresa misionera son expresiones normales de un cristianismo autentico.

A pesar de la diversidad de temas encontrados en las sagradas escrituras se destaca su predominante inclinación a la labor misionera. El gran crecimiento numérico de la denominación Bautista y la creciente extensión geográfica se deben a la fidelidad a este principio. Cada miembro, Bautista es un misionero, la aplicación de este ideal ha producido los momentos mas grandes en la historia Bautista. El evangelismo no es una actividad especializada, separada, o periódica, sino más bien es una dimensión de la actividad total de la Iglesia.

Las anteriores afirmaciones la basamos en los siguientes textos bíblicos: Juan 20:21, Mateo 28:18-20.